domingo, 12 de octubre de 2014

La materialista, individualista, mezquina y egoísta naturaleza humana



La materialista, individualista, mezquina y egoísta naturaleza humana
Por Adán Salgado Andrade

Oscar Lewis (1914-1970) fue un antropólogo estadounidense muy conocido por sus trabajos sobre la pobreza. Según él, la precariedad provoca deshumanizados comportamientos sociales. Algo que denominaba “cultura de la pobreza”. Quizá una de sus obras más conocidas sea “Los hijos de Sánchez”, en la cual se refiere a los infortunios de una familia mexicana asentada en los empobrecidos barrios de la ciudad de México de los 1950’s, específicamente en Tepito. Retrata Lewis todo lo que sucedía entre hacinados personajes, habitando en las llamadas “vecindades”, las carencias con que vivían, la promiscuidad, la falta de valores y otras anomias.
En otro libro, “La vida”, refiere la existencia de puertorriqueños pobres viviendo en Estados Unidos (EU), tales como prostitutas, ladrones y otros personajes del llamado “bajo mundo”.
Sin embargo, muchas de las características negativas de su denominada “cultura de la pobreza”, no sólo se circunscriben al nivel social de los pobres, sino que son generalizables a toda la estirpe humana. Son, digamos, intrínsecos a hombres y mujeres de todo el mundo, en unos más, en otros, menos, pero están presentes. Y, contrario a lo que afirmaba Lewis, al crecer en poder y dinero la gente, se agudizan tales negativas características.
Extrañamente, Lewis nunca realizó estudios dentro de los EU sobre los estadounidenses pobres, quizá para no afectar la imagen de país “rico” que tenía su país, sobre todo cuando el llamado American Dream pareció mostrar que el bienestar logrado por el capitalismo era permanente y a prueba de fallas, pero si lo hubiera hecho, habría escrito también sobre la marcada carencia de valores en EU que, como señalo antes, se extiende a la sociedad mundial y no es sólo típica de la pauperizada población.
Precisamente hay autores estadounidenses que, justo, a pesar de la  panacea que pareció mostrar el Sueño Americano, se atrevieron a desafiar que todo en EU fuera, si no perfecto, sí, algo cercano a la utópica “sociedad ideal”. Realmente Lewis pudo haber analizado en su país el bajo comportamiento social que se da en todos los niveles, no sólo en los estratos pobres. Mezquindad, egoísmo, ruindad, deshumanización… entre otras negativas facetas son características inherentes al ser humano, pero que dentro de la materialista, individualista sociedad que el capitalismo salvaje nos ha impuesto, se acentúan aún más.
Ya me he referido en otro artículo a Sinclair Lewis (1885-1951), agudo escritor, muy crítico del sistema de vida estadounidense, quien, al ser galardonado con el Premio Nobel de literatura en 1930, dijo que “En Estados Unidos, muchos de nosotros, no sólo los lectores, sino los escritores, aun tememos cualquier literatura que no sea aquélla que sólo sea la glorificación de todo lo estadounidense, una glorificación de nuestras faltas y también de nuestras virtudes. Pero Estados Unidos es uno de los países más contradictorios, depresivos y convulsos de cualquier otra tierra que exista en el mundo hoy día. Nuestros profesores prefieren solamente una literatura que sea clara, fría, pura y terriblemente muerta”. Justamente Lewis era muy criticado por sus novelas, como la de “Elmer Gantry”, en la que se refiere a un mediocre personaje, Gantry, que acoge la religión tan sólo como una manera fácil de enriquecerse, aunque para ello simulara buen comportamiento y que poseía grandes valores, pero que, en el fondo, era un explotador de las conciencias y un mercenario religioso, que no dudaba en hacer lo que fuera, aún siendo reprobable y perverso, con tal de lograr sus materialistas fines (ver:  http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/06/sinclair-lewis-y-su-acerrima-critica-la.html).
Al hurgar en una colección de libros heredados de mi padre, hallé hace poco a una olvidada autora que muchos compararon, en su momento, con Sinclair Lewis, sobre todo por la crudeza y mordacidad de una de sus novelas más famosas y críticas de la sociedad estadounidense de su tiempo (y al leer dicha obra, se puede ver que los problemas relatados continúan o han crecido en nuestros días). Me refiero a la escritora Grace Metalious (1924-1964), quien a pesar de su corta existencia convulsionó a los EU cuando publicó, en 1956, su novela “Peyton Place”, su mejor trabajo.
Ubicada entre 1937 y 1945, la obra narra, como señalé antes, eventos que causaron furor, sobre todo porque su crudeza escandalizó las conciencias de millones de estadounidenses que querían, obtusamente, suponer que situaciones como las que describe Metalious no podían o no debían suceder en su país.
De hecho, fueron eventos que realmente sucedieron, pero que la autora se cuidó de disimular muy bien, con tal de no dar lugar a protestas y demandas, comenzando por el nombre del “ficticio” pueblo en donde se dieron, Peyton Place, al cual, incluso, le armó toda una leyenda, describiendo que así se llamaba en honor a un esclavo negro, Samuel Peyton, quien había logrado huir de sus amos y que había escapado a Europa, a Francia, en donde había hecho una gran fortuna. Regresó a EU, casado con una bella dama de alcurnia, se construyó un castillo y allí vivió el resto de sus días. Previamente, debió sufrir la muerte de su esposa, lo que lo dejó muy deprimido. Antes de morir él mismo, heredó a los lugareños y autoridades locales todas sus vastas tierras, con la condición de que su castillo se preservara y se llamara al sitio “Peyton Place”, en su honor.
Y en ese sitio, Metalious ubica crudas historias, que tomaban lugar tanto en los pobres suburbios del pueblo, como entre las “clases acomodadas” de la rural población. Describe las promiscuas vidas que llevaban los pobres, tales como un padre violador de su hija, un grupo de alcohólicos que se la pasaban semanas tomando, encerrados en sótanos, hasta que muchos de ellos morían por congestión etílica (quizá Metalious misma se reflejara en esas escenas de la novela, pues ella era fuerte bebedora, muriendo justo de una aguda cirrosis), la vida del rico que manejaba el pueblo a su antojo y que poseía los negocios más prósperos del lugar, como el aserradero, en donde prohibía a sus trabajadores formar cualquier tipo de organización sindical, so pena de despedirlos en el acto. Habla sobre el hijo de este rico, que embarazó una muchacha y pidió a su padre que lo desembarazara de tenerse que casar, arreglando con falsos testigos que había sido “víctima” de una chica fácil y que también logra evadir enrolarse en el ejército para irse al frente, durante la segunda guerra, alegando que desarrollaba labores “estratégicas” para el país, lo cual era, claro, mentira. Se refiere a un borracho, convertido en pastor por absurdos “milagros” (balbuceó incoherencias dentro de una iglesia, al estar sumamente borracho, que la gente tomó como “palabras y profecías divinas”). O describe el caso de una mujer que debió falsificar el nacimiento de su única hija y que se creó una historia de repentina viudez, con tal de que la gente no hiciera chismes ni burlas de su vida. Describe perfectamente un parricidio por parte de una chica maltratada y violada por su padrastro, la que es llevada a juicio, pero exonerada al comprobarse que su padrastro, el asesinado por ella, la había violado incontables veces, incluso, embarazándola (el doctor del pueblo la ayuda a abortar, a pesar de que era un delito castigado entonces con cárcel). Relata el caso de un matrimonio arreglado por conveniencia (una joven mujer que, aconsejada por su joven novio, se “casa” con un anciano médico, al que precipita hacia su muerte por suicidio por sus infidelidades, con tal de quedarse con su herencia: su casa y cientos de miles de dólares en el banco). Narra los juicios arreglados con tal de no pagar justa indemnización a una joven que perdió el brazo en un juego mecánico de una feria, cuyo propietario también era el rico del pueblo y que compró a cuanto testigo pudo, con tal de pagar una bicoca a la chica, pues alegaron en su contra que andaba “husmeando” fuera de las áreas permitidas del juego mecánico (una casa embrujada). Y describe muy bien a los ancianos quienes, por única diversión, hablaban y juzgaban a todo mundo… y así. Incluso, la maestra del pueblo, razona que de nada sirve que muchos de sus estudiantes vayan a la escuela, si su futuro va a ser como simples y pobres trabajadores de ese pueblo o de otro sitio y muy pocos tendrán, en efecto, la oportunidad de salir de ese nada promisorio porvenir.
Al leer la novela, no se dejan de ver las similitudes que no sólo con la actualidad, sino con problemas que no se limitan a la vida pueblerina, se pueden trazar.
Además, es importante recalcar la trascendencia que la literatura de denuncia tiene, pues refleja, como señalo arriba, la naturaleza materialista, individualista, violenta, mezquina y egoísta, que entre otras negativas “cualidades” posee el ser humano, las que sólo con un sensibilizador proceso pueden, si no anularse del todo, sí, mitigarse.
Un primer aspecto de comparación es sobre los pobres de los que habla la autora, a los que muchos consideraban una carga. Pues bien, en EU, actualmente, ya poco más de la mitad de estadounidenses viven de vales para comida del gobierno, así como que habitan en sitios asistenciales, como casas-hogar, los más afortunados, pues muchos viven en la calle, en alcantarillas, o en bosques. El proceso de pauperización es brutal, a pesar de ser EU el centro del capitalismo salvaje mundial, el que lo defiende a ultranza. De acuerdo con estudios recientes, EU está regresando a los niveles de concentración de la riqueza que había en el siglo 19, cuando unos cuantos millonarios, como Jay Gould, el magnate ferroviario, o los Rockefeller, que no constituían más del 1% de la población, controlaban más de un tercio de la economía (ver:  http://www.jornada.unam.mx/2014/04/28/opinion/032o1mun).
Aún así, muchos republicanos, principalmente, están en contra de que se siga ayudando a los pobres y han buscado recortes, sobre todo en vales de comida. Ese es un miserable comportamiento. En la novela de Metalious, muchos de los habitantes clasemedieros de Peyton Place pugnaban porque se expulsara a los pobres que vivían a las orillas, pues daban, decían, un “mal aspecto”, viviendo en sus “chozas”, construidas con cartón y otros endebles materiales. Alegaban, los más molestos, que si se les permitía seguir viviendo así, incluso se les hacía un mal. Eso recuerda los planteamientos de Thomas Malthus, quien proclamaba que darles salarios altos a los pobres favorecía que se reprodujeran aún más y eso crearía sobrepoblación, la que, según él, crecía exponencialmente, en tanto que la producción de alimentos lo hacía aritméticamente, por lo que habría muy pronto una catástrofe, conocida como la “catástrofe malthusiana”, justo en “honor” a esos absurdos “principios”. Entonces, concluía Malthus, era mejor dar salarios muy bajos a los pobres, para que, casi, casi, se murieran de hambre.
Vemos el paralelismo de los mafiosos “congresistas” estadounidenses con tales ideas, sobre todo los republicanos, quienes alegan, para recortar la ayuda alimentaria que, en realidad, es una afectación y que ese dinero, bien puede emplearse para “crear empleos”. Sin embargo, lo que no consideran es que la pobreza en el capitalismo salvaje ya es endémica, es una condición propia de ese contradictorio sistema, que cada vez crea menos empleos y concentra más la riqueza. De hecho, se han reducido los gastos sociales de todo, además de los vales de comida, como en educación, salud, programas gubernamentales… y otros, pues no se considera que los pobres sean prioritarios. Así, más de dos mil millones de seres humanos padecen hambre y deben de sobrevivir con menos de un dólar por día. Mientras tanto, el 1% de la población disfruta de muy suntuosos, obscenos estilos de vida. Son quienes compiten cada año por mostrar quién tiene la mayor fortuna y puede figurar entre los mil más ricos de Forbes o Fortune. Precisamente para que ellos existan, es que debe de haber tanta pobreza y miseria en el planeta, es una ley natural del capitalismo salvaje.
Eso lo observamos por estos días, cuando la epidemia de ébola está pegando muy fuerte en Liberia, un empobrecido país africano, así como en Nigeria y el Congo, que ya presentan casos de contagio y muertes. Claro, como se trata de pobres, más aún, africanos, para qué atenderlos, para qué ocuparse o preocuparse por tener una vacuna lista. Y si algunos esfuerzos internacionales se están haciendo ya, es porque esa mortal enfermedad, que se contagia tan fácilmente (con fluidos corporales), se está convirtiendo en un problema mundial (ver: http://www.jornada.unam.mx/2014/09/10/sociedad/042n1soc).
Simulaciones matemáticas muestran que los contagios pueden llegar a más de un millón y medio de aquí a enero del 2015. Por eso es que Cuba está enviando médicos y enfermeras. EU, por su parte, símbolo de fuerza, está enviando mariners, ¿¡para qué!?, nos preguntaríamos, ¿¡para matar a los contagiados y evitar que sigan contagiando!?   
Otro mezquino aspecto de la realidad mundial es la discriminación, que, a pesar de estar en pleno siglo 21, en lugar de disminuir, tiende a crecer. Particularmente en EU es terrible que aún haya crímenes motivados por la raza. Mucho tiene que ver el aberrante legado esclavista que ha dejado hondas huellas en la historia estadounidense
Por ejemplo, sigue habiendo jóvenes afroestadounidenses asesinados por criminales “policías” blancos, tan sólo por ser “sospechosos”, como uno de los más recientes, el de  Michael Brown, joven negro de 17 años, a manos de un policía blanco, Darren Wilson (ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Shooting_of_Michael_Brown).
Lo peor es que a esos “policías” no les hacen nada, pues alegan defensa propia. Así ocurrió en un asesinato, aun más cercano, en Misuri, el Vonderrit Myers, otro joven afroestadounidense de sólo 17 años de edad, también asesinado por un policía blanco, quien alega que Myers le disparó. Sin embargo, testigos afirman que Myers iba desarmado
Agreguemos a eso los casos de brutalidad policiaca en EU, que son muy frecuentes contra afroestadounidenses o latinos. Hace poco se hizo viral un video en donde un par de energúmenos policías de Nueva York le están propinando una golpiza a un afroestadounidense sólo porque, según ellos, estaba “fumando marihuana” (ver: http://www.nydailynews.com/new-york/nyc-crime/brooklyn-suspended-pistol-whipping-teen-article-1.1965977).
En otro más, también “policías” de Nueva York, golpean a una mujer colombiana embarazada, sólo porque se metió a defender a su hijo, al que dichos energúmenos estaban golpeando (ver: http://7online.com/news/pregnant-woman-slammed-to-ground-by-nypd-to-speak-out/321827/).    
Justo en la novela de Metalious, Peyton es el ex esclavo que logra su libertad y hacerse rico, pero que, precisamente por ser negro, siguió siendo despreciado. Y a pesar de que EU ahora tiene un presidente afroestadounidense, pareciera que éste quiere ser mejor que un blanco en cuanto a ejercer su papel de deportador en jefe, pues han sido deportados casi dos millones de ilegales durante su mandato, más del doble de los que deportó Bush durante sus dos administraciones (ver: http://www.voanoticias.com/content/llaman-barack-obama-deportador-en-jefe-reforma-migratoria/1864931.html).
Esos miles de indocumentados expulsados que han seguido tratando de ingresar ilegalmente a EU, lo hacen huyendo de la violencia y la pobreza que se han apoderado de sus países (ver: http://www.noticiasnet.mx/portal/oaxaca/general/agropecuarias/227642-ninos-migrantes-huyen-miseria-violencia-una-tragedia-humanitaria).
Ese drama humano, finalmente, ha sido ocasionado por la depredadora acción del capitalismo salvaje, tan promovido por EU, como señalo antes, que tanto lo defiende, el que ha destruido las empresas y economía locales de decenas de países por todo el mundo, particularmente latinoamericanos, que está dejando sin empleos ni oportunidades a sus empobrecidos habitantes (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2010/05/el-capitalismo-salvaje-lleva-la-quiebra.html).
¿Cuál ha sido la pasmosa respuesta de EU a ese drama humano? Militarizar la frontera, como en Texas, lo que ya ordenó el gobernador Rick Perry. También, permitir que enajenados, violentos fanáticos “defiendan” su país. Tipos armados, haciéndose llamar los “Patriotas” o “Ciudadanos defensores”, recorren ranchos y zonas desérticas buscando con potentes binoculares a “peligrosos ilegales”, a los que amenazan con sus rifles de alto poder para que no “invadan” su “gran país” (ver:  http://news.yahoo.com/armed-patriots-private-citizens-secure-u-border-100519616.html). Mezquinas y egoístas actitudes.
Y en este análisis de infamias humanas, destaco lo que sucede en los territorios palestinos, a los que el enclave neocolonial bautizado como “Israel”, constantemente ataca desde hace años (lo llamo enclave, porque no es un país que haya existido desde siempre en el territorio en donde precisamente se enclavó, sino que fue una apropiación forzada de territorio palestino en 1948, impulsada por Inglaterra, ese colonialista país, que entonces mantenía el control de Palestina).
Por cualquier pretexto, “Israel” ataca frecuente y duramente a lo que queda de Palestina: Cisjordania y la franja de Gaza, dejando miles de muertos, como en la más reciente invasión, la que provocó más de 2000 palestinos asesinados, casi 500 niños entre ellos (ver: http://www.milenio.com/internacional/investigacion_penal-Gaza-Israel-conflicto_en_Gaza-ataques_a_Gaza_0_370763059.html).
De por sí, además de esas crueles matanzas, los palestinos viven recluidos, cual si estuvieran en un campo de concentración, temiendo ser desalojados de sus casas, por cualquier absurdo pretexto, pasando por retenes a cualquier lugar que vayan y rodeados de altos muros que los encierran, con tal de que los judíos se sientan “muy seguros” (ver:  http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/04/el-holocausto-palestino-manos-de-israel.html).
Pero lo más aberrante es que la industria militar judía ve a esos ataques como pruebas de laboratorio en donde mide la “eficacia” de nuevos armamentos que se estrenan allí. Le llaman a esa despreciable práctica “combat tested”, probado en combate, con lo que certifican que el arma comprada es muy buena y se garantiza que matara a mucha gente (ver: http://www.argenpress.info/2014/08/los-ataques-periodicos-gaza-motor-de-la.html).
De por sí que la venta de armas es un lucrativo negocio que monta más de un billón de dólares ($1,000,000,000,000) anuales en todo el mundo. Así es que la irracional “lógica” para la lucrativa industria militar es que haya guerras, tan frecuentes como sea posible (ver:  http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2011/12/ferias-de-armas-exhibicion-de-fuerza-de.html).
Mención aparte merecen las armas termonucleares, amenaza siempre presente, que si se llegan a emplear, como cada vez es más factible que se haga (los aventurerismos bélicos de EU contra Rusia o China, podrían detonar en un cercano futuro una guerra nuclear), sería el fin irremediable del planeta (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/07/el-mortifero-legado-nuclear.html).
Cualquier conflicto bélico, por la causa y el lugar que sean, será, siempre, un muy buen negocio para los armeros, tanto las empresas legítimas, digamos, como aquellas personas que cada vez más se dedican, también, a fabricar armas artesanales, las que, últimamente, dados los precios tan altos de muchas armas o las dificultades para adquirirlas, han tenido mucho auge. Basta con que el constructor sepa elementales principios de balística, explosivos y materiales, para que pueda diseñar, por ejemplo, morteros o granadas “caseros” más o menos efectivos para el fin al que se les destina, o sea, asesinar a otros. Aquí, por estos días, en Jalisco se descubrió a una banda que fabricaba clandestinamente armas (ver: http://www.jornada.unam.mx/2014/10/08/politica/015n2pol).
También en la guerra “civil” que se sostiene en Siria desde hace tres años, han tenido mucho auge las armas artesanales, pues son más baratas y están “más a la mano” de los compradores (quienes las fabrican son igualmente mercenarios que se oponen al gobierno de Bashar Assad). Esa disponibilidad de armas de ese tipo, ha permitido que se alargue demasiado ese conflicto, el que ya lleva miles de muertos, civiles, principalmente y complicado ahora por la aberración estadounidense llamada Estado Islámico.
Por si fuera poco, ser soldado, al menos en EU, siempre se ha tratado de mostrar como si fuera un honor. En la novela de Metalious, uno de los personajes, el hijo de una viuda, se enlista para ir a combatir a Europa durante la segunda guerra mundial, pero es regresado muy pronto debido a su frágil salud. Sin embargo, su madre arregla todo con él para que pareciera que al chico lo habían herido en batalla, pero que por su “valentía”, había sido condecorado y regresado al país como un héroe. De ese engaño, sólo se entera el doctor del pueblo, quien, muy prudentemente, para evitar un escándalo mayor, nada dice. Así que a la madre del chico sólo le interesa guardar las apariencias, que la gente piense que su hijo es un héroe de guerra, sin considerar las implicaciones morales que, tanto el haber sido soldado, así como el engaño del que lo hace partícipe, puedan tener en el muchacho, con tal de que no fuera la “burla” del pueblo. Vemos cómo la carga de prejuicios que arrastra la humanidad, está siempre presente en todos los niveles y en cualquier época histórica.
También en la novela tiene lugar un incendio que dura semanas en combatirse. Se cree que fue intencional. Y es algo que muy bien podemos trasladar al presente, en donde no existe ningún respeto por cuidar el medio ambiente del planeta. Al contrario, en lugar de disminuir, crecen exponencialmente las actividades industriales, muy peligrosas y contaminantes la mayoría de ellas, que lo están destruyendo aceleradamente. EU es el país que más emisiones contaminantes produce, pues es el que más energía consume, alrededor del 38% (sólo la ciudad de Nueva York consume lo que toda el África subsahariana).
Aún así, cada que se tratan de establecer protocolos para la disminución de los gases efecto invernadero, dicho país es el primero en negarse, pues, justifica, eso pondría en “peligro” su actividad económica. Sin embargo, ya sufre los embates climáticos extremos, provocados por el calentamiento global, como fuertes huracanes, tornados, tormentas y sequías, como igualmente a todo el planeta lo están afectando.
Además, estamos destruyendo aceleradamente al medio ambiente debido a la incontrolada actividad industrial, cuya glotonería exige cada vez más y más materias primas. China es un buen ejemplo de que el inobjetable crecimiento económico que ha tenido, se está eclipsando por la altísima contaminación que está afectando a sus ríos, bosques, tierras y, sobre todo, ciudades, en donde los niveles de contaminación tan alta obligan a las personas a usar tapabocas permanentemente, sobre todo cuando sales de sus hogares (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2013/09/china-autoritarismo-capitalismo-salvaje.html). Eso ha hecho de China el tercer país con más enfermos del planeta
Aún así, China se negó a participar en una reciente reunión de la ONU, en la que se trató de idear un plan para reducir las altísimas emisiones contaminantes, que arrojan millones de toneladas de gases efecto invernadero cada día y están ocasionando ya el desastre ecológico que ya estamos presenciando, pues además de los efectos climáticos, miles de especies animales y vegetales están en vías de extinción o ya han desaparecido. Eso sucede en Latinoamérica, por ejemplo, en donde en sólo cuatro décadas se ha perdido el 83% de peces, aves, mamíferos y reptiles
A pesar de ese ecocidio, hay grupos criminales que trafican con especies animales en vías de extinción, como sucede en el aeropuerto de la ciudad de México, que es una vía usual para el infame tráfico de especies. Como a muchos de los animales contrabandeados, se les droga o se les mantiene envueltos en ropa, muchos llegan muertos a su destino final (ver:  http://www.jornada.unam.mx/2014/09/29/sociedad/041n1soc).   
Y esa falta de respeto por el equilibrio ecológico sucede en todas partes. Por ejemplo, aquí en México, una megaminera vertió, ahora se sabe, a propósito 40 mil toneladas de desechos sumamente dañinos, producto de su depredadora actividad minera (pertenece al nefasto Grupo México. Se explota cobre), al río Sonora aledaño
Las terribles consecuencias son, por un lado, que el envenenamiento del río y de las tierras cercanas es irreversible y, por otro, que la gente no tiene agua ni para beber, menos para sus otras necesidades fundamentales, pues se surtían del río y de las presas cercanas que se llenaban con aquél, las que también presentan altísima contaminación (ver:  http://www.jornada.unam.mx/2014/08/27/politica/005n3pol).
Consecuencia de tanta destrucción y contaminación sin freno, como comento antes, es que el planeta se está calentando aceleradamente, lo que ocasiona los extremos fenómenos climáticos, tales como huracanes, torrenciales tormentas, tornados, tifones, largas sequías, rápida extinción de animales y plantas… y así, cada vez peor.
Ah, pero hasta el calentamiento global es motivo de lucro capitalista, pues hay ya varias muy rentables actividades, que se sirven del calentamiento global para existir (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/03/el-muy-lucrativo-calentamiento-global.html).
En la novela de Metalious, el rico del pueblo somete a Peyton Place a sus muy individuales intereses. Casi es el gobernante fáctico, obligando, de algún modo, a todos los habitantes del lugar a hacer lo que a él le conviene. Por estos días, tienen lugar en China una serie de protestas, sobre todo de estudiantes, en Hong Kong, exigiendo que pueda elegirse por sufragio universal a un gobernante de esa ex colonia inglesa. La respuesta del autoritario régimen ha sido la represión, pues no están dispuestos los autócratas chinos a permitir la más mínima apertura política (ver:  http://www.jornada.unam.mx/2014/09/29/mundo/028n2mun).
China es un muy buen ejemplo que ilustra que crecimiento económico, apertura política y derechos humanos no van de la mano, pues gran parte de tal crecimiento se ha debido a un férreo control de la sociedad china, con tal de que el capitalismo salvaje y sus dispares leyes reinen allí y hayan convertido a ese país en la maquiladora del mundo, con abundante mano de obra y materias primas baratas (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2013/09/china-autoritarismo-capitalismo-salvaje.html).
No sólo eso, sino que se está transformando brutalmente a la población china, pues los tradicionales valores de solidaridad y ayuda mutua se están acabando aceleradamente y en la actualidad casi el único objetivo que mueve a los chinos es la búsqueda de la satisfacción material, tener mucho dinero, figurar en las listas de millonarios… como en el resto del planeta, claro, que mucha gente es hasta capaz de matar, si ello le permite tener mucho dinero. Un buen ejemplo de la descomposición social que ha tenido lugar en China, lo podemos ver en la cinta “Un toque de pecado”, del director chino Jia Zhangke, que refiere cuatro crudas historias de la violencia cotidiana que enfrentan a diario los chinos (ver: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/04/17/pantalla-nomada-un-toque-de-pecado-9438.html).
También Metalious relata la historia de una chica violada constantemente por su padrastro, sin que nadie, ni siquiera la madre de la chica la defendiera. Ello refleja el machismo, una aberrante característica que ha reinado a lo largo de la historia de la humanidad, debido a la cual, la mujer siempre ha sido sometida y humillada por los hombres. Eso se da en todos los países y a todos los niveles sociales. A pesar de que ya estamos en pleno siglo veintiuno, se siguen violando y asesinando miles de mujeres cada año, quedando impunes la mayoría de esos delitos sexuales y asesinatos. Son abrumadoras las cifras, pues se estima que una de cada cinco mujeres en el mundo será víctima de violación o de intento de ser violada. Además, 70% de las mujeres son víctimas de violencia, tanto física, como psicológica durante su vida. Lo peor es que tal violencia es perpetrada por las parejas sentimentales de esas mujeres, como novios o esposos. De hecho, varios estudios muestran que la mitad de las mujeres asesinadas en el mundo, lo han sido por sus maridos o ex parejas sentimentales. Así de grave está lo del machismo. Lo peor es que en lugar de evolucionar, empeora día a día (ver:  http://www.un.org/en/globalissues/briefingpapers/endviol/).
Justamente hablando de impunidad, se menciona en la novela que el rico del pueblo logra evadir la justicia cuando una chica pierde un brazo en una de las atracciones mecánicas de la feria que aquél poseía. En México, por ejemplo, miles de delitos de todo tipo y de cualquier nivel social quedan impunes, incluyendo, precisamente, los asesinatos de mujeres, los de activistas, los de líderes… muchos de ellos perpetrados por grupos con fuertes intereses económicos, que dominan fácticamente. De hecho, las estructuras de los poderes fácticos que dominan al planeta son mafiosas, imponiendo sus muy mezquinos intereses, como salir impunes de los delitos que cometan (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/08/la-estructura-mafiosa-de-los-poderes.html).
En una parte de la novela, Metalious refiere la historia de un grupo de hombres que solían encerrarse por varios días en un sótano, bien dotados de bebidas alcohólicas de todo tipo, principalmente aguardiente casero. No tenían ninguna otra finalidad, más que la de estar tomando hasta perderse, separarse de la realidad. Pues bien, el alcoholismo, a escala global, es un serio problema. Lo peor es que las estadísticas confirman que cada vez es menor la edad en que las personas comienzan a beber. En EU, por ejemplo,  de acuerdo con el Instituto Nacional sobre el abuso del alcohol y alcoholismo, NIH, se estima que un 3.4% de adolescentes entre 12 y 17 años, tienen ya severos desórdenes de salud por el empleo de alcohol, muy grave. En el 2012, reporta el NIH, que el 87.6% de personas de 18 o más años de edad, dijeron haber bebido durante alguna etapa de su vida, 71% lo habían hecho el año anterior y 56.3%, el mes anterior. No sólo es problemático el alcoholismo en sí, pues es considerada ya una enfermedad incurable, sino que las muertes asociadas por su influencia suben año con año. Señala el NIH que en el 2012, a nivel global, 3.3 millones de muertes, que son 5.9% del total (7.6% son hombres y 4%, son mujeres), son atribuibles a la ingesta de alcohol (accidentes automovilísticos, por ejemplo, los más comunes). Además, el alcoholismo contribuye al desarrollo de 200 enfermedades y problemas ocasionados por lesiones provocadas por beber. Entre tales enfermedades, las más frecuentes son el alcoholismo, cirrosis hepática, distintos tipos de cáncer y lesiones. En el 2012, el alcoholismo fue responsable del 5.1% de la disminución del promedio de vida esperado en todo el mundo (hay que ver cómo se acaba la salud de un alcohólico, quien se ve envejecido en relación a los años que realmente tiene). A nivel global, el abuso en el beber, es el quinto factor de riesgo que lleva a la muerte prematura o a la discapacidad, pero entre gente de edades que van de los 15 a los 49 años, es la primera causa (ver: http://www.niaaa.nih.gov/alcohol-health/overview-alcohol-consumption/alcohol-facts-and-statistics).
Aparte, hay que tomar en cuenta los problemas que ocasiona vivir con un alcohólico, un padre, por ejemplo, que desatiende sus obligaciones familiares, como la manutención, con tal de pasársela bebiendo o las personas que mueren en accidentes de todo tipo por estar alcoholizados.
Aun así, la industria alcoholera es muy lucrativa. Se estima que para el 2014, las ventas mundiales serán de poco más de un billón de dólares ($1,000,000,000,000), con un volumen de litros de casi 210 mil millones de bebidas de todo tipo. La cerveza, la sidra y las bebidas alcohólicas saborizadas, son de las más demandadas. Tres empresas controlan casi el 40% del marcado, entre las que figuran el grupo Anheuser-Bush InBev, que controla poco más del 20% del mercado (ver: http://www.reportlinker.com/ci02014/Alcoholic-Drink.html).
Así que con tantas ventas y ganancias por la comercialización de bebidas alcohólicas, acompañadas con una creciente publicidad (alrededor de $2000 millones de dólares por año), pues ¿qué les va a interesar a dichas compañías que enfermen o mueran millones de personas al año por el alcoholismo? No, nada, ninguna afectación. De hecho, estudios recientes estiman que 38% de las ventas de alcohol recaen en los bebedores crónicos y los menores de edad. Así que eso de “beber responsablemente”, como hipócritamente “recomiendan” las alcoholeras hacer, es pura faramalla (ver:  http://www.treatmentmagazine.com/feature/119-pathological-drinking-drives-booze-industry-profits.html).
Lo mismo podría decirse de los armeros, a quienes no afecta que cientos de miles de personas sean asesinadas año con año a causa de sus mortíferas creaciones. Ni tampoco a los fabricantes de drogas, tanto “legales”, como ilegales, les interesa que millones enfermen o mueran cada año por el consumo de algún psicotrópico, pues se calcula que el narcotráfico deja ventas por más de 400 mil millones de dólares anualmente
Mezquindad pura.
Por último, Metalious se refiere a la religión y lo nefasta que puede llegar a ser. Ironiza que uno de los personajes, justo un alcohólico, al entrar a una iglesia pentecostal, en plena borrachera, se pone a gritar incoherencias. Su infiel esposa, igualmente tomada, va al rescate, pero el hombre la maldice, diciéndole “puta”, aunque nadie le entiende. Sin embargo, el pastor en turno, dice que es un “milagro”, pues el borracho es un profeta que está señalando a una “pecadora”. Así, con tan simple “argumentación”, se le toma por un “mesías” y desde ese día es parte de los pastores que ofician misa.
Muy interesante esa parte, ya que Metalious lleva a la reflexión de la hipocresía con que se conducen todas las religiones, las que comercian con la fe, además de que inducen a un fanatismo extremo, que en ocasiones llega a ser fatal. De hecho, la historia de las religiones y su influencia en la humanidad es basta, no podría abarcarse en este breve sumario de atrocidades y mezquindades. Pero, por ejemplo, las Cruzadas, fueron un enfrentamiento entre fundamentalismos católicos e islámicos, que ocasionó miles de muertos y gastos de parte de ambos bandos, todo por defender las tierras “sagradas” reclamadas para sus respectivos dioses. Quizá la religión católica es la que más se has distinguido por cometer atrocidades, como la imposición de la “Santa Inquisición”, un terrible aparato de represión, más que de “justicia”, que empleó la iglesia para asesinar a gente por cualquier motivo, sobre todo a personas acomodadas, a las que se les inventaba que estaban “poseídas por el demonio”, se les torturaba, asesinaba y sus fortunas pasaban a la “bendita curia”. Más recientemente, se han destapado todos los escándalos de pederastia que han golpeado fuertemente la “calidad moral” de la iglesia católica, incapaz de justificar tan aberrante conducta por parte de algunos de sus “representantes de Dios”.  Se estima que alrededor de 4% de los sacerdotes son pederastas y es un problema que siempre ha existido (ver: http://rationalwiki.org/wiki/Child_sexual_abuse_in_the_Roman_Catholic_Church).
Además de que el comercio de la fe que realizan todas las religiones, deja muy buenas ganancias en todo el mundo. Ya en 1917, en su libro “Ganancias de la religión”, Upton Sinclair escribió que “La religión institucionalizada es una fuente de ingreso para parásitos y el aliado natural de toda forma de opresión y explotación”. Particularmente, Sinclair cuestiona a la iglesia católica, la que a pesar de hacer “obras de caridad”, trata los síntomas, en lugar de las enfermedades, ya que los católicos no cuestionan, afirma, las situaciones que hacen a la gente pobre. De hecho, en mi opinión, capitalismo salvaje y catolicismo van muy bien de la mano. Me referí arriba a Sinclair Lewis, quien en su novela “Elmer Gantry” también critica duramente a la religión y sus lucrativas prácticas.
Sí, muy lucrativas, pues, por ejemplo, la religión católica se considera una de las más ricas, ya que sus gastos equivalen a los de las mayores firmas y sus activos. Tan sólo en EU, se calcula que sus gastos, que muestran su poder económico, ascienden a $170 mil millones de dólares anualmente, así que, además de “divulgar la fe en Dios”, es muy buen negocio (ver: http://www.slate.com/articles/business/moneybox/2013/03/catholic_church_and_pope_francis_religious_institutions_are_exempted_from.html).
En fin, que la novela de Metalious es un cúmulo, finalmente, de tantas negativas características de una raza humana que, llevada a los extremos, no dudaría en matar, como lo está haciendo el 1%, a la mayoría, y destruir el medio ambiente, con tal de que prevalezcan sus materialistas, egoístas, mezquinos e individuales intereses.

       

           

      
                
              

sábado, 16 de agosto de 2014

La estructura mafiosa de los poderes fácticos



La estructura mafiosa de los poderes fácticos
por Adán Salgado Andrade

En 1954, los periodistas estadounidenses Sid Feder y Joachim Joesten publicaron el libro “The Luciano Story” (La historia de Luciano). Esta obra fue la secuela de otro también muy exitoso libro “Murder Inc.” (Crimen S A, escrito por Feder y Burton Turkus), en donde los autores analizaban la forma en que la mafia operaba en los Estados Unidos, la cual estaba tan bien estructurada, que hasta formó una organización que dichos autores dieron en llamar, irónicamente, la Coalición Nacional del Crimen (National Crime Syndicate) o La comisión, como los capos la bautizaron. Uno de los directores que, justamente, dio pie para la organización de la criminal “coalición”, fue Lucky Luciano, quien pasara a la historia como uno de los gánsteres que desafió a las leyes estadounidenses en muchos rubros, siendo muy difícil su captura, pues siempre la “falta de pruebas” que lo ligaran directamente con sus ilegales actividades, eran la causa de que, durante treinta años, se condujera como un hombre libre por las calles neoyorquinas.
Precisamente su figura llegó a ser tan importante por el control que ejerció dentro del mundo de la criminalidad, ilegales negocios, extorsiones, prostitución… que por ello, Feder y Joesten decidieron escribir una especie de biografía de Luciano, enfatizando su vida como capo, más que la que llevó como un “hombre común”, que no lo fue, como veremos (el libro que analizo es de 1956, publicado por la editorial Popular Library de Nueva York).
Particularmente es interesante el análisis que se hace en el libro de la figura de Luciano, pues muchas de sus tácticas y actividades mafiosas tienen tanta actualidad que, al leer sus páginas, no deja de sorprender la similitud con que los actuales poderes fácticos económico y político, no sólo nacionales, sino planetarios, se conducen, muy al estilo de la Coalición Nacional del Crimen. En nuestros días, los llamados “gobiernos”, no son más que mafias que concentran el poder y que junto con los, igualmente mafiosos, barones del dinero y corporaciones, imponen medidas lesivas para los ciudadanos de un país, pero que son altamente lucrativas para sus intereses y sus mezquinos negocios. No les importa dañar a personas o medio ambiente, con tal de satisfacer a sus anchas sus egoístas pretensiones.
Justo como, en su momento, hiciera Luciano.
Los orígenes de quien sus socios criminales llamaban, con toda razón, “El Jefe” (The Boss), son increíbles. Luciano, nació en 1897 en Italia, en Sicilia, entre montañosa orografía, en la que pululaban la miseria y los bandidos. Ya el capitalismo salvaje y su historia de estragos, tenían sumida en el desempleo y la pobreza (como siempre ha sido), a tres cuartas partes de la población europea (y así sigue estando, no sólo Europa, sino todo el planeta, más ahora, en medio de otra profunda crisis). Italianos, franceses, ingleses, polacos, austriacos… y muchas otras nacionalidades, veían la migración a los Estados Unidos como su única salvación y hacia dicho país se iban, en la búsqueda de una vida mejor, en lugar de la tristeza y sufrimientos que dejaban en su tierra natal. El padre de Luciano, Antonio, un sobreexplotado minero de azufre, decidió hurgar mejor suerte en la tierra prometida. Reunió los ahorros de toda su vida y, cuando Luciano tenía nueve años, a principios de 1907, desembarcaron en Nueva York.
Estados Unidos (EU) atraía no sólo a europeos, sino a muchos otros inmigrantes de todo el mundo, pues debido a su notable crecimiento industrial, había ido desplazando a las industrias locales de otros países, como Inglaterra, por ejemplo, lo que había ido debilitando sus respectivas economías y por tal motivo, el ejército de pobres desempleados había crecido bastante y debido a eso se iban allá, a que el causante de sus problemas, les diera una vida mejor (justo, en estos momentos, el éxodo de centroamericanos y mexicanos, por ejemplo, a EU, debe de comprenderse como una consecuencia de la desindustrialización provocada por el capitalismo salvaje estadounidense, el cual, en su afán expansionista, ha acabado o mermado considerablemente a la industria y economía locales (Irónicamente, en la actualidad, EU también está en proceso de desindustrialización. Ver mi artículo: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/05/decadencia-y-desindustrializacion-de.html).
Sin embargo, no fue un lugar paradisiaco el que hallaron Luciano y su familia en Nueva York, sino una pocilga urbana, en donde en hacinadas vecindades verticales, familias de diez debían de acomodarse en cuartuchos que eran para cuatro personas originalmente y en donde bastaba asomarse a la “ventana” de tal ingente habitación para mirar el otro cuarto, ver a mujeres amamantando o a parejas copulando.  
A pesar de su origen humilde, The Boss logró sortear cuanto obstáculo se interpuso en su criminal camino. Tuvo un muy breve intento de convertirse en respetable ciudadano, cuando entró a trabajar a una fábrica de sombreros, laborando diez horas diarias, seis días a la semana, ganando apenas siete dólares, pero cuando la primera vez que apostó, obtuvo en menos de dos horas $244 dólares, se olvidó de la respetabilidad e inició su carrera gansteril. Luego, a los 14 años, comenzó a distribuir droga para hampones locales. De allí, tuvo un obligado ingreso a la cárcel, que era vital para cualquier hampón que deseara, verdaderamente, graduarse como criminal de las grandes ligas. Y, así, siguiendo con sus “triunfos”, le fueron llegando distintos ilícitos giros. Uno de ellos, la llamada prohibición, una absurda medida para evitar la venta y distribución de bebidas alcohólicas (que se instituyó, entre 1920 y 1933, por los niveles  tan altos de alcoholismo a los que se había llegado en EU) y que al volverse ilegales, constituyeron un excelente negocio para distintos grupos de capos, los que no sólo destilaban bebidas etílicas, sino que lo distribuían en cantinas y cabarets, obviamente que a precios mucho más elevados que si tanto alcohol hubiera sido legal. Justo lo que pasa ahora con las “guerra contra las drogas”, emprendida, principalmente, por EU, como veremos más adelante.
Así, Luciano llegó a acumular una fortuna para su tiempo, llegando a obtener ingresos calculados, conservadoramente hablando, entre 500 mil a un millón de dólares de entonces (entre seis y medio y trece millones en la actualidad) y, lo mejor, ¡sin pagar impuestos, a menos que fuera realmente necesario! The Boss se daba una vida de verdadero rey, viajando en lujosos autos, Cadillacs, sobre todo, viviendo en lujosas suites, en costosos hoteles o edificios ubicados en barrios de prestigio, vistiendo elegantes trajes de lana inglesa de $250 dólares cada uno y camisas de seda de $25 dólares, comiendo en caros restaurantes de comida italiana… ¡ah¡, porque, eso, sí, nunca renegó de su origen italiano y gustó, siempre que podía, de ingerir alimentos italianos.
Es aquí donde comienzan las coincidencias con The Boss y “prestigiosos” personajes de la actualidad (y no precisamente narcotraficantes), quienes se jactan de su “origen humilde o modesto” y alardean que, a pesar de ello, son magnates. Ahí estarían, por ejemplo, un George Soros, un Carlos Slim o un Chris Gardner (en cuya supuesta vida se inspiró la cinta “En busca de la felicidad”).
Y si, además, hablamos de los privilegios de los que gozan estos personajes y los negocios que los han hecho millonarios, es indudable la comparación con Luciano, sobre todo porque evadía impuestos y, en eso, decenas de empresas y de tales millonarios son expertos en hacerlo, pagando muy poco o nada, llegando al cinismo de que ¡se les debe de regresar impuestos! (http://www.jornada.unam.mx/2007/04/23/index.php?section=economia&article=026n1eco).
Hablando de los “logros” de Luciano, Feder y Joesten son bastante agudos, pues presentan todos los ámbitos en los que se desenvolvió The Boss. Justo, uno de ellos, es la inmersión en la política que tuvo Luciano. Señalan aquéllos que “Tómese como un hecho que tanto demócratas, republicanos o independientes, todos eran infiltrados por el criminal inframundo”. Por ejemplo, en una elección “demócrata” local, en el neoyorquino distrito de Tammany, Luciano ejerció y tenía tanta influencia, que logró imponer a uno de sus amigos, Albert C. Marinelli, también de mafiosas actividades. El contendiente, Harry C. Perry fue amenazado por dos matones, quienes llegaron a su despacho días antes de la elección y colocaron sobre su escritorio dos sendas pistolas, amenazándolo con que “Usted tiene esposa e hijos, ¿no? ¿Le gustaría verlos flotando en el río, sólo porque usted quiere ganar? Pues recuerde que Marinelli debe de ganar, ok?”. Al día siguiente, Perry renunció.
Acerca de ello, Feder y Joesten señalan que “Más insidiosa que todo ha sido la corrupción gubernamental. En esto, la Mafia se especializó. Tan terrible y poderosa ha sido la malévola invasión que alcaldes, gobernadores y representantes nacionales han sido involucrados. Las pistas conducen justo a la Avenida Pensilvania, precisamente en la entrada del edificio blanco que se muestra como el símbolo de la Democracia” (subrayado mío).
De hecho, fue gracias a una especie de cónclave gansteril, el cual se decidió por dar su apoyo a los candidatos demócratas por la presidencia, en 1932, Franklin D. Roosevelt y Al Smith, que el primero fue, finalmente, electo. Vaya si son agudos los tenaces periodistas en sus señalamientos, pues si eso sucedía entonces, en los años 1930’s, justo en la actualidad se sigue dando la influencia de “grupos de poder” (ahora, ya no les llaman mafias, pero actúan justamente como tales) durante las campañas “presidenciales”, quienes hacen “donativos” ya sea a demócratas o a republicanos, con tal de que sus mezquinos intereses sigan intactos, a pesar de las “leyes” existentes o las que estén por venir (http://www.jornada.unam.mx/2014/04/07/opinion/028o1mun).
Y si nos referimos ahora a México, la comparación con la corrupción “gubernamental” que ejercían los capos, queda, pero si a la medida. De por sí, como menciono antes, ya los propios “gobiernos”, son, en sí mismos, simples mafias (por ello, ya no empleo la palabra “gobierno”, pues es, realmente, una disonancia lingüística). Aquí, es tan clara la relación entre la mafia en el poder, conformada por todas las agrupaciones “políticas”, y el llamado “crimen organizado” que está por demás pensar en lo contrario. Por ejemplo, se dice que Felipe Calderón tenía nexos con el cártel de Sinaloa, presidido por el Chapo Guzmán (http://numerof.org/el-posicionamiento-de-epn-el-gobierno-de-felipe-calderon-protegia-al-chapo/).
Más aún, la así llamada Familia Michoacana, asegura que hizo “donaciones” a la campaña del mismísimo Peña Nieto (http://revoluciontrespuntocero.com/el-chapo-financio-campana-de-pena-nieto-asi-que-algo-salio-mal-para-que-rompieran-phil-jordan-ex-jefe-dea/).
Peña Nieto, además, hay que decirlo, se impuso fraudulentamente a López Obrador, empleando tácticas tales como compra de votos, a cambio de despensas y tarjetas de Soriana (http://www.jornada.unam.mx/2012/07/03/capital/033n1cap).
También se emplearon padrones adulterados, intimidaciones (a campesinos, se les amenazó con que si no votaban por el PRI, les quitaban todo tipo de ayuda) y todas las truculentas maquinaciones que esa mafia política desde siempre ha empleado. Pero, además, era vital para las mafias políticas y empresariales que la mafia priísta se hiciera con el poder, pues ya se traían entre manos todas las imposiciones que hemos estado aquí pasivamente presenciando y que, finalmente, sólo significan muy buenos negocios para todo ese conjunto de capos políticos y empresariales (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2013/09/decadencia-neoliberal-automatas.html).
Mencionaba arriba que uno de los muy lucrativos negocios para los capos estadounidenses en los años 1930’s era comerciar ilícitamente con el alcohol, pues, al ser ilegal, las ganancias eran altísimas. Lo peor era que se producía más alcohol durante la prohibición, que en tiempos normales, digamos (ver la cinta Lawless, estelarizada por Gary Oldman, basada en hechos verídicos, sobre cómo era la forma en que mucha gente destilaba sus propias bebidas alcohólicas y cómo el “gobierno” corrupto de entonces, exigía una tajada de sus negocios, a cambio de permitirles seguir operando, de lo contrario, “aplicaba la ley”: http://en.wikipedia.org/wiki/Lawless_%28film%29).
Pues aquí, de nuevo, la comparación con lo que sucede actualmente es más que vigente, porque si las drogas ilegales como la cocaína, la heroína, la mariguana (que ya es legal en países como Uruguay o en algunos estados de EU), se legalizaran, bajaría enormemente su precio, tanto, que quizá ya no sería el excelente negocio que es actualmente y que permite, no sólo que los narcos (modernos gánsteres), vivan en la opulencia por las ganancias obtenidas, sino que “respetables” banqueros también participen de tal riqueza al ser simples lava-dólares del narcotráfico. Por ejemplo, se calcula de que más de la mitad del dinero que deja el narcotráfico se lava, justamente por “honorables” instituciones de Wall Street. Y se estima que el narcotráfico es un negocio que está entre los 400,000 y 800,000 millones de dólares anuales, así que, no queda duda que deben de seguir siendo ilegales las drogas, muy a conveniencia, sobre todo, de Estados Unidos, beneficiado doblemente, tanto por el lavado de dólares, así como porque la llamada “guerra contra las drogas”, también le deja muy buenas ganancias (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2007/11/especulacin-y-narcotrfico-nuevos_21.html).
Otro muy buen negocio que le daba excelentes dividendos a Luciano era el juego y las apuestas. Controlaba casinos, carreras de caballos, apuestas de poca monta (numbers trade, que eran como una suerte de loterías locales e ilegales, que se guiaban por las terminaciones de la lotería “legal”. Participaban obreros y gente de escasos recursos), máquinas tragamonedas… y así. También las peleas de boxeo eran muy lucrativas. En esta actividad, incluso, Luciano era dueño de boxeadores, muchas veces de ambos contendientes, con tal de no perder nada.
Y eso también se puede comparar con la actualidad, pues hasta en los llamados “eventos deportivos” hay muchas veces trampas y arreglos “por debajo del agua”, con tal de que gane tal o cual deportista o equipo, así como las apuestas que se hacen a su favor (http://www.sportaccord.com/en/news/publication-of-an-international-study-sports-betting-and-corruption-how-to-preserve-sports-integrity-0-15908).
Particularmente sobre las apuestas, señalan los autores que “Cualquier empresa que pudiera hacerse con el dinero de los tontos, se convertía en un excelente negocio. Un reporte oficial reciente estima el ingreso, tan sólo de las máquinas tragamonedas en dos mil millones de dólares, de los cuales cuatrocientos millones son para pagar protección. Los records de Frank Erickson (un gánster de las apuestas de entonces), muestran que él tenía cuentas bancarias por treinta millones de dólares, tras haber operado doce años. Las cuentas bancarias de Dutch Schultz (otro gánster, quien operaba en el Harlem), ascendían a veinte millones de dólares”.
También los juegos y casinos, esos negocios para arrebatarles el dinero a los tontos, como bien se referían Feder y Joesten a ellos, siguen vigentes en todo el mundo, sin importar, además, el problema social que la ludopatía, el incontrolable deseo de seguir y seguir apostando, ocasiona, pues los ludópatas pierden frecuentemente todo su capital.
En algunos países, justo como EU (en dónde más), el juego es legal. Pero en otros, como aquí, en México, aunque no son “legales” del todo los “casinos”, se les tolera, claro, siempre y cuando los dueños paguen sus dádivas a la mafia en el poder en turno. Por ejemplo, los casinos que operaba Jorge Rojas Cardona, “tolerados” desde el mafioso calderonismo, fueron clausurados por la actual mafia priísta por no estar “regularizados”. Justo en conversación que tuve con un empleado de uno de los cerrados casinos, me comentó que la razón fue que tal empresario “no le quiso entrar con la cuota exigida por los priístas” y por eso le clausuraron sus 26 casas de apuestas. En contraste, casinos operados por una empresa española, como la empresa Codere (propiedad de la familia Martínez Sampedro) continúan operando, como si nada. Dicha empresa tiene “permisos” para operar 65 centros de apuestas “remotas”, como Sports Books y Yak, Jakpot y Royal Yak. Además presume de poseer 94 salas de “entretenimiento” que en conjunto “representan 19751 terminales de juego” (http://www.eluniversal.com.mx/nacion/205370.html).
Con el ejemplo anterior, también podemos ver las complicidades mafiosas, entre los gánsteres que controlan a México y los mafiosos casinos españoles. No sólo eso, sino que decenas de empresas, también españolas, dominan buena parte de las actividades económicas del país, tales como Repsol o Iberdrola, que van avanzando en el domino de los sectores energético y eléctrico, en total contubernio con las sucesivas mafias en el poder, sean priístas o panistas, las únicas que hasta ahora han dominado a este saqueado país. Esto ha conllevado a una suerte de neoconquista española (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/06/la-neoconquista-espanola.html).
También Luciano le entró a la prostitución. En principio, lo dudó, pues consideraba que sólo los mafiosos más ruines y de poca monta podían explotar a una mujer, pero cuando sus negocios de apuestas comenzaron a ser golpeados por las “autoridades”, buscó una alternativa que le permitiera que no mermaran sus ingresos. Esa fue, justo, la prostitución. Y fue tan eficiente, que para 1935 no había una sola prostituta, ni un solo burdel, ni un solo proxeneta que operara por su cuenta, pues todos debían de pagar una “cuota semanal”. Y eran tan rígidos en sus extorsiones hacia los burdeles que, de no cumplir con los “pagos”, los pistoleros llegaban, destruían el local, golpeaban a propietaria y prostitutas y lo cerraban.
Eso, lo de la irrupción y destrucción de negocios de todo tipo, recordaría otro hecho que sucede en el país, como, por ejemplo, el de las bandas criminales que se presentan en muchos estados del país, como en el estado de México, en el municipio de Netzahualcóyotl, a “vender” protección, incluso con el contubernio de la policía local y comerciante que no lo haga se arriesga a que su local sea incendiado y a él lo maten (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/04/final-de-otro-sexenio-panista-mas.html).
En cuanto al control de la prostitución por Luciano, en toda esa cadena de extorsiones que se impuso, las prostitutas eran las más explotadas, pues de ganar, muchas de ellas, hasta cuatrocientos dólares por semana (trabajaban hasta doce horas diarias y tenían entre 20 y 30 clientes por día, a los que se les cobraba dos dólares por cabeza), pero, por tantas extorsiones y “pagos” – desde la dueña del burdel, la “cuota” de la mafia, comidas, alojamiento… –, apenas si les quedaban 50 dólares. Y las que vivían con algún “amante” estafador, debían de darle esos 50 dólares o eran golpeadas.
Actualmente, existen ejemplos recientes de explotación sexual por parte de “respetables funcionarios”, como el del proxeneta Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, que trabajaba como “dirigente” capitalino del PRI (http://www.insurgentepress.com.mx/apapacha-pri-a-gutierrez-de-la-torre-presunto-proxeneta/#.U-geAqM-fgk).
O el caso del así llamado “gober precioso”, quien consintió las actividades de una red de pederastia operada por Kamel Nacif. El “gober” sigue como si nada
Y no sólo eso, sino que muchas de las sexoservidoras deben de pagar “cuotas” a corruptos policías con tal de seguir realizando su actividad 
Así que el espíritu de Lucky Luciano también allí está más que presente.
Quizá una de las aportaciones más importantes de Luciano sea la de haber organizado en la ya mencionada Coalición Nacional del Crimen a tanto mafioso que operaba por su cuenta. “Miren, no se trata de que me meta en sus negocios, nada de eso, sino que nos organicemos, que formemos un coalición, una organización para ayudarnos, para tomar decisiones. Así, si yo necesito ayuda de ustedes, me la piden, si ustedes me necesitan, con gusto les ayudo, y así, pero sus negocios son intocables, siguen igual y hasta pueden prosperar”, señalan Feder y Joesten que fue la manera en que Luciano les explicó cómo debían de organizarse en el futuro si deseaban sobrevivir, sobre todo porque los golpes por parte de las “autoridades” a sus negocios cada vez eran más frecuentes. Agregan en otro párrafo que “Dejemos que todos los jefes se sienten en un panel, una sociedad de Directores, para manejar las cosas. Ningún sacrificio tendría que hacer ninguno de los jefes, todos tendrían el mismo nivel de autoridad. La sociedad podría arbitrar las disputas internas, establecer políticas y gobernar en cualquier cosa que requiriera una negociación interna de todas las corporaciones mafiosas”.
Vaya, pues los mafiosos adoptando un organigrama empresarial. O ¿será lo contrario? Todas las empresas, justo cuando se desarrollan, llegan a una estructura similar, en donde el o los directores determinan las políticas a seguir de la compañía, sean legales o no. Incluso, toman decisiones muchas veces lesivas para la empresa y los accionistas, pero muy buenas para ellos. Tómese el caso de la empresa Enron, que por malos, mafiosos manejos de su director (CEO) Kenneth Lay, se fue a la ruina
O lo que hizo Bernard Madoff, que llevó a perder sus capitales a miles de inversionistas. Se calcula que unos $68,000 millones de dólares (mdd) fue la cantidad defraudada. Lo que hizo Madoff se considera como el mayor fraude financiero en la historia de EU. Claro, pues, finalmente, ese país se jacta de ser el que cuenta con las mayor actividad financiera mundial, o sea, que viven muchos estadounidenses del capital parásito, el que es capaz, incluso, de destruir las economías de países enteros, con tal de obtener altas ganancias. Esos “operadores financieros” son hasta considerados héroes (un muy buen ejemplo cinematográfico de uno de tales “héroes” es la cinta “El lobo de Wall Street”, dirigida por Martin Scorsese basada en la vida de Jordan Belfort, un tramposo corredor de bolsa que hizo su “riqueza” justamente con fraudes y trampas de todo tipo).
Incluso, podríamos hablar de cárteles petroleros, un oligopolio de empresas, sobre todo las angloestadounidenses (British Petroleum, Shell, Exxon), que se apoderan de las reservas de crudo de los países que les permiten hacerlo (como aquí la mafia priísta ya lo hizo) y que, además de rapiñarlas, destruyen el medio ambiente y acaban con la economía de tales países (justo como aquí ya sucede).
Hablando de las imposiciones energéticas que la prianmafia ha hecho ya, a todas luces se ve la relación gansteril que aquélla sostiene con las depredadoras petroleras, sobre todo anglosajonas, pues el permitir que exploten libremente ya el petróleo, sobre todo el de las llamadas “aguas profundas”, así como que se practique el peligroso y contaminante método del fracking para explotar gas natural de esquisto, muestra los enormes intereses que hay detrás de ello, no sólo por las abultadas ganancias que tales, mafiosas empresas generarán, sino porque el control de lo que nos queda de petróleo y otros energéticos es vital para la “seguridad energética” de EU y hasta de Europa. Justo detrás de la guerra civil en Ucrania, hay fuertes intereses estadounidenses por controlar el gas natural de dicho país. Como, supuestamente, EU ya aumentó considerablemente su producción de gas natural gracias al contaminante y destructivo fracking (lo cual no le importa), al “sancionar” a Rusia, sobre todo en sus exportaciones de ese importante energético, EU pretende quedarse con ese lucrativo mercado, del que Europa es la que más importa gas natural. Por ello tantas tensiones creadas en Ucrania, pues tienen, finalmente una mafiosa finalidad (http://www.teinteresa.es/autores/jesus_martin_tapias/Gas-natural-nuevo-EEUU-Rusia_0_1104491806.html).
También la permisividad que se les está concediendo a las megaminas en nuestro país (y en todo el mundo), las que ya controlan, depredan y destruyen una cuarta parte de nuestro territorio, es evidencia de una complicidad mafiosa
O tomemos a la mafiosa empresa Oceanografía SA, que a pesar de evidencias de corrupción, fraudes y malos manejos, fue “rescatada” y podrá seguir operando (http://eleconomista.com.mx/diario-reforma-energetica/2014/06/03/aleman-se-quedan-oceanografia).
Los ejemplos de empresas mafiosas operadas por directores o accionistas igualmente mafiosos, siguen (aquí, las mafias telecomunicacionales de Televisa, TV Azteca y el emporio Slim, deberían, en todo caso, seguir el modelo Luciano, con tal de que sus “batallas legales” llegaran a buen arreglo).
Así que cabría preguntar, ¿quién le copió a quién las mafiosas prácticas empresariales?
Sobre su vida personal, Luciano era un tanto reservado. No gustaba de beber, contrario a lo que pudiera pensarse, comía y vestía muy bien, como ya se ha mencionado, y, en su vida amorosa, gustaba de relacionarse, sobre todo, con algunas “coristas”, no tan famosas. Eso sí, nunca fue particularmente fiel a nadie.
Y llegamos a otra coincidencia con mafiosos que dicen llamarse “presidentes”. Por ejemplo, los amoríos de Bill Clinton con Mónica Lewinsky. O Nicolas Sarkozy, casado por segunda vez con una famosa modelo, Carla Bruni. Más recientemente, el muy famoso ex gobernator, el señor Arnold Swachssenger, a quien su esposa, María Shriver (nieta de John F. Kennedy), le pidiera el divorcio porque aquel le fue infiel con una de las trabajadoras domésticas, la señora Mildred Patricia 'Patty' Baena, con quien tuvo un hijo hace quince años. Y no vamos lejos, los amores de EPN ya hasta merecieron un libro, lo que da cuenta no sólo de lo mafiosos, sino lo frívolos que son los capos que nos controlan (http://www.quien.com/espectaculos/2012/02/14/quienes-son-las-mujeres-de-pena-nieto).
Una “coincidencia” más con The Boss.
 Algo aún más sorprendente es el poder que tenía Luciano, incluso desde la cárcel.
Su impunidad terminó cuando las decenas de prostitutas, “madams” y proxenetas declararon en su contra y testificaron que, en efecto, The Boss les hacía pagar cuotas por todo y si no lo hacían podían incluso morir asesinados por sus matones. Eso llevó a Luciano, por primera vez a ser recluido en una prisión de “máxima seguridad” de Dannemora, en el estado de Nueva York. Su condena se fijó en un mínimo de 30 años y un máximo de 50.
Sin embargo, para su, digamos, buena suerte, años después de que fue encerrado allí, estalló la Segunda Guerra Mundial. Debido a ella, comenzaron a ocurrir sucesos fuera del control de los militares estadounidenses. Uno de ellos fue que submarinos alemanes torpedeaban frecuentemente embarcaciones tanto civiles, como militares estadounidenses. Tan sólo durante los primeros cuatro meses de la guerra fueron hundidas 500 embarcaciones, sin contar las de los aliados. Incluso, fue torpedeado un crucero francés el Normandie, que fue incautado por Estados Unidos y que se acondicionó como embarcación auxiliar, bautizándose como Lafayette. Ese barco no estaba en altamar, sino anclado en el muelle de río Hudson. Además, en junio de 1942, espías nazis llegaron a la localidad de Amagansett, en Long Island. Esos significaba que los nazis debían de tener alguna clase de ayuda de espías que operaban dentro de los Estados Unidos. No sólo espías, consideraron los militares, sino mafiosos o gente a quien no le importaba la “lealtad”, con tal de ganarse buen dinero. Esos submarinos, se especuló, debían de tener forma de abastecerse, tanto de combustible – no podían viajar desde Alemania sin recargar diesel –, así como de alimentos.
Por lo que se recurrió nada menos que a la mafia y, en especial, a The Boss, para contrarrestar esas traidoras operaciones, como fueron llamadas. Por tanto, la marina, con pleno consentimiento de altos mandos militares, navales, jueces, directores de prisión y “autoridades” involucradas, echó a andar la Operation Underworld (Operación Clandestina), que fue coordinada por un muy importante jefe naval, el teniente comandante Charles R. Haffenden, quien ya había prestado muy valiosos servicios de inteligencia durante la primera guerra mundial.
Y tras muchas dilucidaciones, incluso, consultando a capos, todos llegaron a la conclusión de que el único que realmente podía ayudar era nada menos que Lucky Luciano, pues su palabra, era ley. Bastaba con afirmar que “El Jefe lo dijo”, para que en el bajo mundo las cosas se hicieran. Cuando se le planteó a Luciano, la única objeción que puso fue que su nombre no saliera a la luz pública, pues al ayudar a Estados Unidos, era como ayudar al enemigo de Italia, aliada con los nazis. Y si algún día regresaba allí, podrían “cocerlo a balazos”. “No quiero que ninguna palabra de este arreglo salga de aquí”, exigió.
No se explican los autores exactamente qué hizo, pues los archivos de la marina fueron borrados del mapa, pero especulan que Luciano echó a andar toda su red del bajo mundo y, de esa forma, se logró cortar toda la ayuda a los nazis. El resultado fue que durante todo lo que operó la Operación Clandestina, el tiempo que restó a la guerra, no volvió a haber un solo hundimiento de embarcaciones estadounidenses; así de efectiva fue la actuación de The Boss.
La consecuencia de eso fue que, Thomas E. Dewey, entonces gobernador de Nueva York, concedió un “armisticio” a Luciano en 1945 por sus “servicios prestados durante la guerra”. Por cierto que Dewey fue quien logró poner tras las rejas a Luciano, por el caso de las extorsiones a prostitutas en 1936 (años atrás, la Coalición Nacional del Crimen había decidido deshacerse de Dewey, debido a que andaba “pisándoles los talones” en sus actividades clandestinas a varios de ellos, pero, irónicamente, a recomendación de Luciano de que entonces “nos echaríamos encima a todos los federales”, el asesinato nunca se llevó a cabo. Así que en eso, Luciano tuvo una epifanía, podría pensarse).
Y, después de sólo nueve años de prisión, se deportó a Luciano a Italia en donde, al no haber cometido allí delito alguno, de acuerdo a las “leyes italianas”, se le dejó en libertad a los dos días.
Esa acción “patriótica” de Luciano, está muy en consonancia con la muy influyente actividad de los narcotraficantes hoy día, pues muchos andan libres por la vida, operando como si nada, hasta que, quizá las circunstancias que los colocan en esa privilegiada posición, cambian. Por ejemplo, el famoso Chapo Guzmán, quien varias ocasiones anduvo a “un pelo” de ser atrapado y nunca caía, sino hasta hace poco. La pregunta obligada sería ¿por qué, de repente, sí cayó y no antes?, ¿sería que ya no eran necesarias sus actividades, ni para la mafia en el poder mexicana, ni para la mafia en el poder estadounidense?
No sólo eso, sino que algunos analistas apuntan la idea de que los narcos son una especie de guerra sucia estadounidense, destinada a crear una “insostenible” situación en el país en donde operen, con tal de que ello justifique una militarización en la que, incluso, Estados Unidos intervenga directamente, con fuerzas y asesores militares, tal como hizo en Colombia o se está haciendo aquí (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2009/03/la-muy-oportuna-descomposicion-del.html).
Además, cuántas veces se ha sabido que capos “muy peligrosos” son amnistiados en Estados Unidos a cambio de que “cooperen”. Y si de mafiosos hablamos, aquí, Elba Esther Gordillo, la que fuera líder vitalicia del malhadado SNTE, también cayó, casi al poco tiempo que la mafia priista se hizo nuevamente del poder. Quizá también sus servicios ya no fueron “necesarios”, pues ya esa mafia estaba precisamente en el poder, con su guiñol EPN a la cabeza.
Un capítulo también particularmente especial de El Jefe fue su estancia en Cuba, luego de su deportación a Europa. Como Luciano odiaba todo lo que fuera italiano, trató de cambiar su lugar de residencia. Eso fue en 1947.
Y a Cuba iban todos sus, así llamados, lugartenientes (eso le molestaba mucho, pues, decía en su mal inglés y su acento siciliano, “no soy almirante, ni nada de eso, para que digan que tengo lugartenientes”). Le llevaban de todo, principalmente dinero, además que le informaban cómo iban los negocios en Estados Unidos, país que Luciano seguía considerando su tierra natal, a pesar de que nunca se naturalizó (“¡Para qué, si de todos modos me hubieran deportado!”, se quejó al ser entrevistado por Joesten, coautor del libro, de los contados periodistas a los que Luciano consintió en dar entrevistas).
Y vaya si hizo muy buenos negocios, pues durante su estancia en Cuba, además de que adquirió una lujosa propiedad, logró meter en control a California, estado que aún no estaba bajo control del Coalición. Quien se oponía férreamente a tal control era otro famoso gánster, Bugssy Siegel, pues alegaba que él y sólo él, había metido orden en California y que quería quedarse para sí las ganancias que esa operación le estaba dejando. Más bien, lo que le dejó, por órdenes directas, muy lamentables, de Luciano, fue la cabeza abierta de un certero balazo por uno de los matones de la Coalición. Hay que resaltar aquí que los crímenes atroces no son sólo la marca de los capos mexicanos (cuerpos destazados y quemados, por ejemplo). Ya los matones al servicio de Luciano, asesinaban a palazos y picahielazos a sus “enemigos”, sobre todo a los “soplones”, y luego, los desnudaban, los tiraban a un lote baldío, los saturaban de gasolina y les prendían fuego. Supongo que esas atrocidades han servido de inspiración en las actuales, brutales ejecuciones entre supuestos “narcos”.
Y se ve muy claramente que Cuba, en ese entonces, además de estar a merced de lo que le ordenara Washington, era nido de hampones, muchos de los cuales hacían buenos negocios allí, controlando casinos, contrabandeando droga y haciéndose de lujosas propiedades, como el hotel Riviera, construido y operado por Meyer Lansky, también de la Coalición y gran amigo de Luciano (él lo iba a visitar cuando estaba en prisión y arregló lo de hablar con Luciano para que ayudara con lo de la Operación Clandestina). Quien haya visitado la Habana y se haya hospedado en el Riviera, estará de acuerdo en que, a pesar de los años, se ve aún muy imponente. Así de imponente era el poder de los capos en Cuba.
En cuanto a la influencia de Washington, es clara, pues se embargó todo tipo de medicamento a Cuba hasta que no se deshicieran de Luciano (la respuesta cubana fue un tardío bloqueo de azúcar a Estados Unidos, que no duró demasiado, pues prefirieron, en efecto, deshacerse de El Jefe). Sería oportuno señalar aquí que gracias a su revolución, Cuba se deshizo del control casi hegemónico que ejercía EU sobre la isla, además de que también se libró del club de capos, amigos de Luciano (por desgracia, no podemos dudar de que actualmente en Cuba no existan mafias, justo como todos aquéllos que constantemente exigen la “democratización” cubana).
Finalmente, Feder y Joesten abordan la estancia de Luciano en Italia, en donde hizo de todo, desde vender ropa usada (la que adquiría ilegalmente, contrabandeada desde Estados Unidos por sus lugartenientes), hasta el más lucrativo negocio de la venta ilegal de heroína. En esos años, por cuestiones médicas, aún se permitía que laboratorios legales fabricaran heroína a partir de la goma de opio. Pero la cantidad permitida era de algunas decenas de kilogramos a cada nación que la procesaba. En Italia existían varios de tales laboratorios quienes legítimamente producían ese opiáceo, no más de 180 kilogramos anuales, hasta antes de 1952, que fue cuando se reguló aún más la producción.
Pero, dado que desde siempre, Estados Unidos ha sido el demandante número uno de todo tipo de drogas, sean legales o no, Luciano construyó una muy enmarañada red de fabricación clandestina de heroína que implicó no sólo a los “respetables” laboratorios, tales como RAMSA, SAIPOM, SACI  o Shiaparelli Laboratories, que eran, en ese entonces, las mayores “respetables” empresas farmacéuticas de Italia y que estuvieron directamente involucradas con la producción ilegal de heroína. Además, respetables científicos y profesores “eméritos”, también le entraban al negocio, muchos de ellos por simples amenazas de parte de El Jefe, de que si no cooperaban, sus cuerpos inermes iban a flotar cerca de la costa. De entre los mencionados figuran Egidio Calascibetta, prestigioso director de SAIPOM, pero, además, comendador, que era uno de los títulos más importantes que el rey, en los días de la monarquía, podía otorgar a alguna importante personalidad. Igualmente, Carlo Migliardi y Guglielmo Bonomo, ejecutivos de dichas empresas, además de “honorables” profesores universitarios, también eran parte de esa red armada por Luciano.
Y los métodos que empleaba El Jefe para contrabandear dicha droga eran ingeniosos, pues recurría a todo. Una frontera preferida era la yugoslava, poco vigilada. Camiones cargados con troncos, colocaban entre los buenos algunos huecos, que era en donde se transportaba la heroína (también, supongo, que en esos ingeniosos métodos, se han inspirado los modernos narcos). Embarcaciones de todo tipo también se empleaban, desde humildes lanchas de pescadores, hasta lujosos yates. Incluso, ¡hasta submarinos! Muchas de esas embarcaciones o submarinos eran adquiridos de los sobrantes del ejército estadounidense, de manera “irregular” y puestos a disposición de la Coalición (vaya con las coincidencias entre los narcos y la Coalición pues, en efecto, hasta de submarinos se han valido para contrabandear cocaína. Ver: http://smallwarsjournal.com/jrnl/art/narco-submarines-applying-advanced-technologies-to-drug-smuggling).
Sin embargo, en Italia no se actuó contra Luciano hasta que, por órdenes directas de Washington, los carabinieri efectuaban redadas a las empresas involucradas y arrestaban a los “sospechosos”. Sin embargo, a pesar de las supuestas “exhaustivas” investigaciones, nunca se pudo ligar directamente a Luciano con ninguna de ellas y vivió siendo libre, como un ciudadano “respetable”. Ni siquiera el hecho de que a veces sus amigos le “regalaban” unos miles de dólares o un auto nuevo, como hizo una vez Pasqualle Mastranga, un comerciante de aceite de olivo y queso de Brooklyn, quien le “obsequió” $57,000 dólares más un Oldsmobile nuevo, verde (que todo mundo identificaba desde entonces, como perteneciente al Jefe). Se suponía que dinero introducido ilegalmente a Italia debía de pagar, como multa, cinco veces la suma. Luciano, tras supuestas pláticas con la prefectura, se “arregló” pagando sólo $4000 dólares de “multa”. El auto, que circulaba “ilegalmente” con placas de Nueva Jersey, tampoco fue problema, pues Luciano alegaba que en Italia se prohibía legalizar autos introducidos ilegalmente al país (en efecto, muchos autos estadounidenses circulaban en Italia, en ese entonces, sin registro ni placas italianas, pues no podían legalizarse). Fueron los dos “delitos” que le pudieron achacar a The Boss. Nada más.
Pero aquí también caben las comparaciones, pues vemos que desde entonces, EU se ha erigido en el “policía mundial”, metiendo las narices en todo y defendiendo no sólo sus intereses, sino los de corporaciones de dicho país, aunque las actividades de éstas sean cuestionables. Por ejemplo, cuando violó territorialmente a Pakistán, con tal de “capturar” a Osama Bin Laden, violando todo tipo de leyes y normas, tanto nacionales, como internacionales (ver la cinta Zero Dark Thirty, conocida aquí como “La noche más obscura”  de Katherine Bigelow, que denuncia esa sucia operación paramilitar). Igual hizo con el señor King Dotcom, dueño de la extinta empresa Megaupload cuando hace poco más de dos años, bajo una orden del FBI, la policía neozelandesa irrumpió violentamente en la mansión de Dotcom, a quien acusó de apropiación ilegal de material intelectual protegido, además de piratería. Los lacayos policías neozelandeses ejecutaron la orden sin chistar nada y, ¡peor aún!, dirigidos personalmente por agentes del FBI! Sí, agentes del FBI operando en Nueva Zelanda.
En otra ocasión, Rodolfo Rodríguez Cabrera, un cubano, fabricante por su cuenta de máquinas tragamonedas piratas, copiadas de la empresa International Game Technology, IGT, a quien aquél “admiraba”, fue aprehendido en Latvia, ex república soviética, en donde habitaba y operaba desde hacía algunos años su “pirata” empresa, muy feliz de estarse haciendo rico (el sueño de la mayoría dentro de esta sociedad materialista a ultranza). Para su desgracia, otra vez, bajo las órdenes de Washington, agentes del FBI, violando la extraterritorialidad de ese país, fueron, personalmente, a aprehenderlo. En este caso, EU defendió los derechos intelectuales de IGT, sin importar que esta empresa tenga como actividad la de crear ludópatas y quitarles su dinero y generar, con ello, un grave problema social (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2013/03/el-capitalismo-salvaje-y-su-salvaje.html).
Nada de sorprender lo que hace EU en otros países, pues en México no sólo agentes del FBI, sino de la DEA operan a sus anchas, empleando embajadas o consulados como sus cuarteles generales, dando, por ejemplo, los “pitazos” de en dónde se encuentra tal o cual narco. Incluso, la cacería – que eso es – de humildes ilegales en nuestro territorio, realizada por supuestas bandas criminales y policías corruptos son medidas dictadas “indirectamente” desde Estados Unidos pues México es también parte de su “seguridad territorial” (ver la interesante cinta “La jaula de oro”, en donde se muestran todas las terribles tribulaciones que los inmigrantes centroamericanos deben de padecer para alcanzar el ya inexistente American Dream).
Y, como ya he mencionado, que se hayan hecho “coaliciones” para invadir en dos ocasiones a Irak, que más parecieron cárteles paramilitares que buscaron apoderarse del petróleo de ese país, comandadas por EU, recuerdan las mafiosas operaciones de Luciano y la Coalición Nacional del Crimen. Eso mismo sucedió en Libia, en donde Muamar Kadaffi fue depuesto y asesinado por absurdas acusaciones. Tras su derrocamiento, fue impuesto un “gobierno” títere, manejado por Estados Unidos, al que ha permitido que las petroleras de dicho país operen a sus anchas con las enormes reservas con las que cuenta Libia (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2011/03/detras-del-rescate-humanitario-en-libia.html).
Y es lo que está sucediendo en Siria, que Estados Unidos ha pretendido, a través de mercenarios, deponer a Bashar Asad. Eso sucede igualmente en Ucrania, en donde se ha provocado una guerra civil que más tiene que ver con los intereses energéticos de EU que con la “seguridad territorial” de Ucrania contra Rusia, como menciono antes.
También vemos la infame relación belicosa entre Estados Unidos e Israel. Washington nada objeta, ni protesta con la gradual invasión que Israel han hecho de legítimo territorio palestino, sobre el que construyen ilegales asentamientos judíos. Mucho menos durante las varias masacres que militares judíos han hecho contra los palestinos, asesinando a cientos de civiles inocentes, sean hombres, mujeres o niños
¿Será, acaso, que Estados Unidos, muy inspirado por el Jefe y su Coalición, quiera convertirse en el moderno Lucky Luciano del mundo? Pareciera eso.
Por último, Feder y Joesten apuntan un excelente párrafo que englobaría todo el poder al que pueden llegar las mafias, de todo tipo, hay que decirlo. Sobre cualquier duda que un ciudadano común tuviera en cuanto al poder de la mafia, que dijera, “¿Y qué, eso ni me afecta?”, aquellos señalan, muy correctamente, que “Bueno, si Lucky y Lepke (otro capo) no hubieran exigido tantos tributos a los bancos y a los fabricantes de ropa (a quienes también extorsionaban) y otra docena de industrias, el costo de vida de usted no sería tan alto como ahora es. Si Lucky y Costello, la mafia de Capone, los Jack Dragmas y Bugssy Siegels (más mafiosos) de California, los Adonises y Lansky y los Mafiosos Morados (más mafiosos), quienes trabajaban en Miami como un equipo no hubieran apilado tantas ganancias por apuestas y juego, no habrían podido corromper a sus autoridades elegidas o en funciones”. Y más adelante, irónicos, Feder y Joesten, agregan que “Pero las autoridades Antinarcóticos Federales, le harán creer a usted que si Lucky no hubiera erigido un imperio de tráfico de drogas en la mitad del planeta, miles de sus niños no estarían sufriendo de muerte lenta en este mismo instante”. Aquí, se hace la alusión a que muy buena parte del problema de la actuación casi a sus anchas de capos y bandas criminales, en ese entonces, y en la actualidad, es que tales actividades no se habrían desarrollado – y se seguirán desarrollando, hay que reafirmarlo – sin la corrupta complicidad, justamente, de las mafias en el poder.
 Y así sigue siendo, si sigue el narcotráfico, es porque, como menciono antes, es un excelente negocio tanto para narcos, como para las mafias en el poder.
Si continúan las guerras, es excelente negocio tanto para los traficantes de armas, como para las “respetables” corporaciones que fabrican armas
Si megamineras y petroleras siguen depredando recursos y destruyendo el medio ambiente en todo el planeta, es, también, por su tácito contubernio con las mafias en el poder.
Si los alimentos se encarecen día a día y hay mil millones de pobres, pues así conviene a las mafiosas corporaciones agroalimentarias (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2010/08/la-muy-lucrativa-adictiva-engordante-y_01.html).
Si aquí la mafia prianista está privatizando energéticos, imponiendo lesivas y regresivas leyes “laborales”, que pueden despedir a alguien con un mensaje de texto o aplicando “reformas educativas”, que no buscan más que crear dóciles autómatas-consumidores, que sólo trabajen mucho y no protesten, se debe a los arreglos gansteriles entre esos mafiosos y corporaciones y barones del dinero, igualmente mafiosos.
Y si el capitalismo salvaje, con su estructura mafiosa, concentradora, empobrecedora, destructiva, depredadora… sigue (y seguirá por algún tiempo) operando, se debe a que a esos mafiosos, los modernos Lucianos, “legales” o no, de todo tipo, el uno por ciento, que nos controlan al 99% restante, así conviene.   

Contacto: studillac@hotmail.com