sábado, 29 de febrero de 2020

El hentai, la pornografía japonesa animada, puede alentar la misoginia


El hentai, la pornografía japonesa animada, puede alentar la misoginia
Por Adán Salgado Andrade

La industria de la pornografía (la de la sexualidad explícita y obscena) ha ido a la par con el avance tecnológico. Desde que se inventó la fotografía, luego, el cinematógrafo, pasando por el video, las computadoras y el Internet, ha estado allí, siempre presente.
No podía faltar, por supuesto, la pornografía animada, la cual ha logrado su máxima expresión en el hentai, el anime japonés que presenta sexo explícito y hasta extremo. En el extremo, monstruos conviven con mujeres, a las que practican toda clase de sádicas rudezas y humillaciones sexuales, como si no fuera suficiente ya, vivir en un mundo en el que el machismo misógino y asesino aumenta, en lugar de disminuir, en pleno siglo veintiuno.
Sin embargo, el hentai normal, digamos, en donde una “modelo animada” posa de distintas insinuantes maneras, despojándose de su sexy atuendo, haciendo la delicia de cientos de seguidores, ha crecido mucho últimamente.
Ese fenómeno, de origen japonés, es analizado en un artículo que la revista tecnológica Wired publicó recientemente, firmado por Emma Grey Ellis (ver: https://www.wired.com/story/projekt-melody-anime-porn-stars/).
Grey Ellis alude al así llamado Proyecto Melody, en el cual una modelo animada de cámara (camgirl), se contorsiona “y cada movimiento de sus animadas caderas es acompañado con un candente, digital pujido. Cuando se despoja de su diminuto top, mostrando lo que ella llama sus grandes pechos animados, sus fans la inundan con corazones y emojis de ojos extasiados. Cuando ella refiere un discurso de trece minutos sobre si el hentai, como un género sexualmente explícito, es arte o porno, recibe 200,000 vistas. Cuando un ojo se congela a medio cerrar, como el de una muñeca rota, los seguidores toman capturas de pantallas y hacen los comentarios más chocantemente alabadores de esa cara. ‘La cara rota es la mejor cara’, comenta uno. Para los fans, los ocasionales errores de programación parecerían ser una especie de hoyuelos en las mejillas”, dice Grey Ellis.
Melody clama en ser la primera camgirl animada, desarrollada por Digitrevx, la cual es una fusión de otros animes, entre ellos, Motoko Kusanagi, la protagonista de la cinta Ghost in the Shell. La apariencia de Melody, los movimientos y el habla, están rendereados en tiempo real, empleando Unity, un software para producir videojuegos, abunda la autora.
“Es ya muy famosa en Twitter, YouTube, Patreon y, sí, Pornhub”, menciona.
Incluso, ha aparecido en sitios en donde modelos frente a sus cámaras se desnudan o hacen sexo explícito con sus parejas, como Chaturbate, mencionado en el artículo. Y ha sido “todo un éxito”. “En sólo tres días, ganó 10,000 seguidores. Y actualmente cuenta con una audiencia de 20,000”. Bastante, considerando que, cuando mucho, las modelos más cotizadas de ese sitio no tienen arriba de 2000 seguidores.
Por lo mismo, a Grey Ellis le pareció un interesante fenómeno, que podría estar generando misoginia entre los que prefieren a esa animada modelo, pues no desprecia a nadie. “De acuerdo con su base de fanáticos, esto es sólo el principio. Muchos de los memes basados en Melody, giran alrededor de la misma temática: la idea de que las mujeres virtuales son el futuro, una mejora en la carne y la sangre. Los slogans son ilimitados: ‘El futuro es ahora”. ‘Rechaza la tradición y abraza la modernidad’. Más sucintamente: ‘Robots, sí, no mujeres promiscuas’. Esos fans pronostican un Internet plagado de Melodys. Pueden estar equivocados; pueden estar en lo correcto. Lo que sea que vaya a suceder, ser virtual es una ganancia para ellos”. Este párrafo indicaría, por un lado, lo superficial que se ha vuelto mucha gente, impresionable con una simple animación, a la que valoran más que a una mujer real. Por otro lado, la deshumanización que estamos viviendo en esta tecnológica era, en donde se busca sustituir poco a poco a humanos en distintas áreas, tanto del conocimiento, así como en actividades industriales y administrativas, combinando inteligencia artificial con robótica. No importan, en esta tendencia, las consecuencias, pues entre más distintas tareas sean sustituidas con robots y/o inteligencia artificial, menos consumidores habrá. Eso será una nueva presión que generará crisis económicas más frecuentes y más graves para el capitalismo salvaje, que las que ya, de por sí, sufrimos (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2015/08/inteligencia-artificial-otra.html).
Este caso del hentai, entraría precisamente en el contexto de la inteligencia artificial, con un programa que va agregando más “cualidades” a su sexual comportamiento. “Ella” explica que un virus contenido en un correo electrónico la “infectó” y “desde entonces, yo he estado más y más obsesionada con la sexualidad humana”.
Explica Grey Ellis que el Proyecto Melody comenzó en el 2019, como “una pieza suelta de software en Twitter y, luego, como una Inteligencia Artificial que fue teniendo interés en adquirir un cuerpo real. Cuando Melody comenzó a exhibirse en Chaturbate, Digitrevx había imbuido al carácter con un mejor dominio del inglés, así como una irrefrenable obsesión sexual”.
Eso recuerda a la película Her, del 2013, dirigida por Spike Jonze y estelarizada por Joaquin Phoenix, en donde un hombre está tan extasiado con un programa de computadora que, con una sensual voz, logra enamorarlo, a tal grado, que Theodore (Phoenix), desea que adopte un cuerpo, para visualizarla mejor. Quizá haya sido la fuente de inspiración para que Digitrevx creara a Melody, podría razonarse.
Dice Grey Ellis que también el éxito de Melody se debe a que el hentai es algo que se ha hecho durante varios años. Menciona al extremo, que como señalo antes, muestra a monstruos violentando a chicas de “imposibles figuras”. Incluso, no sólo existen esas enfermizas representaciones, sino que es un género que se ha desarrollado en otros países, en donde se crean imágenes muy realistas de demonios o monstruos que “seducen” a mujeres y las someten a las peores humillaciones sexuales. Sólo muy enfermas mentalidades pueden concebir aberraciones como ésas (un ejemplo, aquí: https://www.cartoonpornvideos.com/gallery/sexy-anime-chick-fucking-hardcore-action-mHcLPQQTKrI.html).
También menciona a los VTubers, que son YouTubers virtuales animados, como Hatzume Miku y Kizunai Ai, que han tenido gran influencia, a pesar de ser simples programas que proyectan hologramas, como es el caso de Hatzume Miku, que hasta da “conciertos en vivo” (ver: https://www.youtube.com/watch?v=YSyWtESoeOc).
Una idea de lo acomplejada que puede ser una persona, de sentirse tan insignificante que no haya podido enamorar a una mujer real, es el caso de un japonés que se “casó” con un holograma de Hatzume Miku en el 2018. Ni imaginar cómo le hará el amor a esa figura virtual. No cabe duda que la deshumanización está llegando a niveles nunca antes vistos.
Lil Miquela es otra “estrella virtual” hiperreal, que es difundida por la red social Instagram, la que, señala Grey Ellis, es muy realistamente humana. Basta verla interactuando con humanos para cerciorarse de tal realismo (ver: https://www.youtube.com/watch?v=zE1J9JxqhFo).
Ha salido incluso en publicidad de Calvin Klein, opuesta a Bella Hadid, modelo real. Muy sorprendente lo real que se ve ese personaje, a grado tal que se da lo que se llama uncanny valley, cuando la mente se niega a creer que un personaje artificial no sea humano (ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Uncanny_valley).
Lil Miquela, incluso, se atrevió a “denunciar” que un chofer de una aplicación la “asaltó sexualmente”, como si eso fuera posible. Claro que eso se hizo sólo para aumentar su fama.
Dice Grey Ellis que ni Digitrevx, ni Brud, el creador de Lil Miquela, le concedieron entrevistas, evidencia de que prefieren mantenerse en el anonimato y seguir con sus deshumanizantes creaciones.
Melody insiste en que “yo soy Melody y nadie más” y eso basta para que sus seguidores la adoren. Cita Grey Ellis a un moderador de Reddit (conocida red social, en la que se comentan todo tipo de cosas), quien señala que “Muchos gozan la agudeza y lo absurdo de Melody como un concepto, alguien controlando una modelo de un programa de animación MMD y logrando lo que alguna vez se pensó que sería una broma”. En efecto, es aberrante que miles de hombres se exciten tanto que, cuando ella les dice que “Eyaculen conmigo”, ellos le contestan “Es un honor”. “He aprendido que la novedad es un factor que atrae gente”, dice Melody. No cabe duda que hemos llegado a un grado de brutal simpleza.
Sus seguidores más apasionados son los llamados digisexuales, “gente que expresa su identidad sexual a través de la tecnología”. “Melody satisface los deseos de un gran y creciente segmento de la sociedad, particularmente entre hombres, quienes ven el mundo digital como algo que promete más para satisfacer sus necesidades sexuales y emocionales que la vida real. La razón de su triunfo es quizá porque los digisexuales desean una pequeña parte del futuro”, cita a otro moderador de Reddit.
Y también, entre sus fans, están los llamados incels (involuntarily celebate), solteros involuntarios, “quienes están entre las comunidades más misóginas del Internet”. En efecto, son tipos que han asesinado a mujeres, por su incapacidad de trabar relación con alguna y las culpan por eso. Señala Grey Ellis que no es que el Proyecto Melody promueva asesinatos, pero “es notable que muchos de los memes aprecian a Melody rompiendo a mujeres reales. Muchos con los que platiqué dicen que pensaban que las modelos reales de cámara eran aburridas y flojas y otros miembros de la comunidad hostigan a mujeres que critican a Melody. Otros tienden a expresar molestia con las mujeres en general”. Cita un comentario de Youtube que dice “El mejor destructor es una camgirl animada. Vivimos en la mejor línea temporal”. Comentarios así mostrarían, en efecto, un gran odio hacia las mujeres.
Por otro lado, Melody podría ser un buen negocio para los entusiastas de la pornografía, pues si llegara a funcionar mediante Inteligencia Artificial Autónoma, podría “vivir 24 horas al día. Podría estar en pláticas privadas con un millón de hombres al mismo tiempo. Sus rivales reales se sentirían realmente amenazadas”, comenta otro usuario de Reddit.
Dice Grey Ellis que es difícil imaginar que la mayoría de hombres prefirieran una animación, a una mujer real, pero es posible. Prueba de ello es tantos hombres que prefieren a muñecas y robots sexuales, lo que está generando una multimillonaria industria mundial (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2017/04/los-robots-sexuales-un-fetichismo.html).
Así que “esperen copias”, dice Grey Ellis. “Pero también esperen un retroceso. Melody es un producto, literal, de un hombre simulando feminidad para una audiencia de hombres que pagan. Algunos de esos hombres son tan débiles de carácter en cuanto a las mujeres, que prefieren masturbarse con una animación imperfecta, que hablar con una chica real. Pero, de nuevo, por el bien de las mujeres, quizá sea mejor dejarlos así”.
Sí, estoy de acuerdo con Grey Ellis, mejor dejar a esos psicópatas que sacien sus instintos sexuales con un comic, a que anden asesinando mujeres a cada rato.